13. Mi casa

Desde hace algún tiempo que mi casa está herida. La escucho quejarse por las noches en un lamento de agonía. En la cocina se desangra por la canilla y ningún médico ni plomero ha sabido curarla. Ha perdido el brillo, ya no sonríe cuando regreso, y traba la llave cada vez que me quiero ir. Busca hacerme sentir culpable y necesitado. Creo que va siendo hora de mudarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s